No te quites la mantilla (2006)

¡No te quites la mantilla!

A mi pueblo en el LX aniversario de mi debut cabañuelístico

¿Qué tienes Alamedilla,
Alamedilla del Chozo?
Tu mención es maravilla.
Al contemplarte sencilla
se anega el alma de gozo.
Si la nostalgia es consuelo,
es bendita la memoria.
En este tranquilo suelo
no buscábamos el cielo.
¡Vivíamos en la gloria!
Mi ‘patria chica’, querida,
no me canso de admirar.
Cuna y escuela de vida,
vivaz tierra prometida
mi pueblo el más singular.
Me enhechizas, no te olvido,
Me arroba tu augusta calma,
paz de un delicioso nido.
Me das más de lo que pido,
vacía llenas mi alma.
Hogar, mansión adorada,
no te dejo de ofrecer
con pasión idolatrada
mi plegaria en la alborada,
el beso al atardecer.
Eres fuente de alegría.
Porque te admiro te canto.
Mi hálito de amor, poesía,
es oración, melodía,
es salmo divino y santo.
Soñando con ansia plena,
soñando despierto, espero
verte en la aurora serena
de día pura azucena,
de noche hermoso lucero.
Entre encinas y viñedos,
tacita linda de plata,
vives gozosa, sin miedos;
tus sonrisas son denuedos
de amor que al terruño ata.
Lejos y poco mimada
de la docta capital,
sigues siempre esperanzada
y dignamente hermanada
con España y Portugal.
Lares en limpios rincones
guardan tus estrechas calles.
Mas hay anchos corazones,
almas plenas de ilusiones.
Hacen que a guste te halles.
Trabajar, amar, rezar,
es tu lema y sintonía.
Más que pedir sabes dar,
para bondades sembrar
siempre encuentras corto el día.
Tu ayuda a quien necesita
ennoblece y siempre agrada.
Eres de sangre gotita
que acude rauda, sin cita,
a heridas sin ser llamada.
Victorioso ante avatares,
pueblo venturoso en calma,
dulce paz en los hogares
apaga con sus cantares
el odio, fuego del alma.
Muestras de incansable unión
de gratitud son motivos.
Profesas sin distinción
al muerto veneración,
respeto, honor a los vivos.
Entre tus huertos benditos
bella como tú ninguna.
Brillan tus ojos bonitos,
te besan los angelitos
mientras te ronda la Luna.
Custodia como un tesoro
de la humildad la semilla.
Tu perfume es el decoro.
Eres la novia que adoro,
¡no te quites la mantilla!

Cesáreo Polo
Salamanca, 20-08-06

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s